NOTICIAS

POLICIAL: Investigación revela que víctima del incendio en Kayser tenía tres orificios en el tórax, pero SML no los indagó


En lo que fue el inicio de las manifestaciones en el país, la tarde del domingo 20 de octubre se produjo un incendio en donde se lamentaron muertes. Cinco personas fallecieron en el segundo piso de la fábrica Kayser, en la comuna de Renca.

La incertidumbre con respecto al origen del fuego y las identidades de quienes estaban en el lugar han provocado que los familiares de los fallecidos exijan esclarecer lo sucedido.

En ese sentido, un dato revelado por un medio de comunicación ha encendido las alarmas con respecto a lo que podría tratarse de una negligencia.

Una de las víctimas del siniestro presenta tres orificios en su tórax, sin embargo, las perforaciones no fueron indagadas en la autopsia del Servicio Médico Legal.

La información fue revelada por Interferencia, que accedió al documento luego de publicar un artículo en que el médico forense, Luis Ravanal, criticaba el proceder del Ministerio Público en vista de un video grabado por Carabineros después del siniestro.

El medio verificó el registro audiovisual en las instalaciones mismas de la fábrica. Las imágenes revelan que los cadáveres encontrados en el lugar adoptaron posiciones poco comunes a las de un cuerpo calcinado.

Ravanal asevera que “las imágenes captadas por ese registro no concuerdan con una postura si lo comparo con los muertos del incendio de la cárcel de San Miguel”.

“Los cadáveres no deberían ser sepultados hasta que no se revisen los informes de autopsia”, sentencia el forense, sin embargo, tres de los cinco cuerpos ya fueron inhumados.

Uno de ellos corresponde a los restos de Joshua Osorio Arias, el joven de 17 años que según el SML falleció producto de una “asfixia por intoxicación por gases de incendio”, al igual que las otras cuatro personas.

La autopsia del menor – realizada por el SML el 21 de octubre – indica que en una parte del tórax se encontraron tres orificios ubicados en la parrilla costal posterior derecha, entre las costillas número 10 y 11, que exponían una “fractura doble a nivel de 10ª costilla, la que muestra astillamiento y bordes irregulares por cara muscular externa siendo más regulares y con pérdida de segmentos”.

El documento fue revisado por el doctor Ravanal, quien sostuvo que le generó “más dudas que certezas, ya que describe, pero no analiza los orificios en la espalda, no envía muestras para estudio de residuos de pólvora o de disparo. ¿Cuál es el origen de los orificios en el tórax, que ni siquiera se miden?”.

Este martes, familiares de las víctimas del incendio encabezaron una velatón en la entrada principal de la empresa, a la que llegaron más de cien personas.

La madre de Joshua agradeció el apoyo de los vecinos que llegaron al lugar, y fue enfática en señalar que “esto no termina aquí porque nosotros vamos a seguir luchando, vamos a pedir justicia y nos van a dar justicia”.

El primo de otros de los fallecidos, Andrés Ponce, manifestó su insatisfacción con el Ministerio Público y asegura que cuando fue a buscar la autopsia de su pariente, le entregaron un documento cuyos datos no corresponden con los de Andrés. “Se equivocaron de autopsia”, sentencia.

Julián Pérez fue la única víctima extranjera y su familia realiza los trámites para la repatriación de su cuerpo, por lo que no ha sido sepultado.

Por el momento, el quinto fallecido no ha sido identificado, por lo que el fiscal a cargo del caso, José Morales, entregó a la prensa datos para que sus familiares lo reconozcan. “Se trata de un individuo de sexo masculino, de 35 a 40 años, de piel blanca y que tiene un tatuaje en su espalda referido a su madre, en forma de papiro, y que aparentemente tiene unas iniciales con una ‘L’”, señaló.